3/05/2012

Declaracion de la Corriente Agramontista por el prisionero politico Ernesto Borges

Corriente Agramontista
(agrupación de abogados cubanos independientes)


DECLARACIÓN


Los abajo firmantes, miembros de la Corriente Agramontista (agrupación de juristas cubanos independientes), emitimos el presente documento con el fin de expresar nuestra honda inquietud por la grave situación en que se encuentra actualmente en la cárcel Combinado del Este, de La Habana, nuestro colega Ernesto Borges Pérez, quien también forma parte de nuestra organización y cuya condición de preso político puede apreciarse de la simple lectura de la misma sentencia que lo sancionó.

Según informara en su momento el licenciado Raúl Borges Álvarez (quien es padre de Ernesto y también abogado agramontista), el 6 de enero su referido hijo, a raíz de ser trasladado para el Combinado del Este, comenzó una huelga de hambre en protesta por el acoso que sufría, el cual se manifestaba en aspectos tales como los siguientes:

 la negativa a darle asistencia médica especializada, así como los medicamentos requeridos para sus doce enfermedades, nueve de ellas crónicas;

 la limitación de las llamadas telefónicas nacionales a menos de cinco minutos y la prohibición de comunicarse por esa vía con su única hija, quien reside en el extranjero;

 las pésimas condiciones existentes en su destacamento, en el que estaba obligado a convivir con una treintena de reclusos de alta peligrosidad.

Es conveniente aclarar que, por ser el huelguista asmático, padecer de isquemia y estar confinado en un lugar de gran humedad, sus pulmones pueden colapsar en cualquier momento, según han expresado los médicos que lo atienden.

En opinión de Ernesto Borges Pérez, los malos tratos que ha estado recibiendo en prisión constituyen una represalia por las posturas contestatarias asumidas por él, tales como —entre otras— la denuncia que, desde antes de la muerte de Laura Pollán Toledo, él formuló contra las autoridades, a las que acusó de ejecutar “un plan de asesinato frío y calculado” dirigido contra la mencionada líder de las dignas Damas de Blanco mediante el uso de cepas de enfermedades traídas desde el exterior.

Tras mantener su huelga hasta el 16 de enero, nuestro colega preso depuso transitoriamente su actitud en respuesta a las promesas que le hizo el jefe de Cárceles y Prisiones de La Habana y director del propio Combinado del Este, teniente coronel Tomás Vargas Díaz, en el sentido de que todas sus quejas serían atendidas y resueltas favorablemente. El citado funcionario ofreció soluciones concretas a los distintos reclamos del huelguista.

No obstante, ante el incumplimiento de lo prometido por parte de las autoridades, Ernesto Borges Pérez tuvo que reiniciar la huelga de hambre el 10 de febrero, permanece en esa actitud hasta el presente y asegura que mantendrá su protesta pacífica hasta las últimas consecuencias a menos que se le ponga en libertad.

Hace pocos días se conoció una noticia importante: Su Eminencia Jaime Ortega, cardenal y arzobispo de La Habana, visitó a nuestro colega preso. Los abogados agramontistas expresamos la esperanza de que la intervención del prominente prelado coadyuve a alcanzar una salida justa a la difícil situación del referido miembro de nuestra agrupación.

Por otra parte, según Raúl Borges Álvarez (quien por su condición de padre del huelguista es el único disidente que cuenta con la posibilidad de verlo), su hijo Ernesto se encuentra en un estado físico deplorable, y hasta un lego puede percatarse de la necesidad en que se encuentra de recibir urgente atención médica intensiva y especializada.

La referida fuente continúa expresando que Borges Pérez rechaza la posibilidad de ser tratado en el Hospital del Combinado del Este, pues tiene en cuenta el antecedente del mártir Orlando Zapata Tamayo, quien fue atendido en ese lugar hasta encontrarse agonizante, ocasión en que fue trasladado por algunas horas al Hospital Hermanos Ameijeiras para que muriera allí.

Asimismo manifiesta Borges Álvarez que su hijo lleva a cabo su protesta para que se le apliquen los beneficios que contempla la legislación vigente, ya que ha cumplido más de trece años y siete meses de la desproporcionada pena que le fue impuesta: treinta años de prisión pese a que, según se afirma en la propia sentencia sancionadora, su delito quedó en grado de tentativa.

Como quiera que al momento de los hechos el acusado carecía de antecedentes penales y era militar, tiene derecho a recibir la libertad condicional tras extinguir la tercera parte de la sanción. Por consiguiente, hace ya más de tres años y siete meses que pudo haber recibido ese beneficio, el cual le ha sido negado arbitrariamente por las autoridades.

En razón de todo lo antes expresado, los abogados agramontistas que firmamos al pie reclamamos de las autoridades que acojan el justo pedido de excarcelación de Ernesto Borges Pérez, ya sea por la vía de la libertad condicional, ya sea mediante indulto o licencia extrapenal.

Asimismo demandamos que, en tanto se tramite ese justo reclamo, el huelguista sea atendido en un centro asistencial civil.

¡Libertad para Ernesto Borges Pérez y los restantes presos políticos cubanos!

La Habana, lunes 5 de marzo de 2012

Los miembros de la Corriente Agramontista:

José Carlos Alonso Piloto

Raúl Borges Álvarez

Hildebrando Chaviano Montes

Bárbara Estrabao Bichilí

Miguel Alexey Fernández Hernández

Manuel Fernández Rocha

Ernesto García Díaz

René Gómez Manzano

Juan Carlos González Leiva

Francisco Leblanc Amate

René Lázaro López Benítez

Maybell Padilla Pérez

Roberto de Jesús Quiñones Haces

Nelson Luis Rodríguez Chartrand

Raúl Luis Risco Pérez

Simeón Rogelio Rojas Hernández

Vicente Padrón Casas



Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA