11/03/2011

Sin piso, en una casi casa.


                                  
Suceso narrado por la comunicadora comunitaria Lourdes Esquivel Vieyto
 
Katiuska Laffita Pupo, CI 89031610419, vecina de calle 367, # 17820 entre 178 y 184, Mulgoba, municipio Boyeros, La Habana relata lo siguiente:

“Mi esposo Daymel Carrillo Cabrera, mi niña Erika Carrillo Laffita y yo vivimos aquí. El piso este es de tierra desde que me casé. Yo le tengo puesto un náilon para que la niña no coja el polvo. El techo es de madera  y cartón y cuando llueve entra el agua por todos lados, más cuando hay viento. El baño está en unas condiciones malísimas, pero tenemos que pensar en la niña, a fuerza de luchar tenemos algo, ¿pero para qué? Si aquí no puedes mejorar  la forma de vida que está carísima, sólo para uno comer es un fenómeno. Imagínate cuando se tiene un niño chiquito. Aquí todo es malo y sin  esperanza de mejorar. Al gobierno no le importa cómo uno vive mientras más mal para ellos es mejor porque ellos sí que viven bien y no tienen de qué preocuparse, el que se muera que se muera”. 

 
 

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA