5/18/2011

EL VUELO DE LA MENTIRA

René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente


Durante mis decenios de lucha contra el totalitarismo castrista, han muerto en libertad muchos hermanos de empeños. El más prominente: Don Gustavo Arcos Bergnes, con cuya amistad me honré y a quien no pude dar el último adiós, ya que su lamentable deceso se produjo durante mi segunda estancia en prisión.

También están Jesús Yanes Pelletier y Miguel Valdés Tamayo, y otros un poco menos conocidos, como Gladys Núñez Villalta, José Ramón Ávalos y Mercedes Núñez. En la pequeña Corriente Agramontista puedo mencionar a los abogados independientes Antonio de Varona, Jorge Bacallao y Orlando Affre.

Y no puedo olvidar al inefable amigo Amargós, a quien me parece estar viendo todavía, tocando sudoroso a mi puerta —como a las de tantos otros— para invitarme a lo que él llamaba “un encuentro democrático”: todos reunidos y él de presidente…

Pensé que, tras escribir mi artículo “Crónica de un asesinato anunciado”, no tendría que volver a ocuparme de la desgraciada muerte de Juan Wilfredo Soto, pero la maldad del régimen comunista, empeñado en tratar de ocultar que El Estudiante perdió la vida a pocas horas de una brutal paliza policial, me obliga a abordar de nuevo el tema.

A esos que tratan de negar lo evidente, les haría de entrada una pregunta: Si, como argumentan, lo que se dice sobre Soto García es sólo una gran mentira de nosotros los disidentes y la prensa extranjera, ¿entonces por qué estuvimos esperando a que muriera él para comenzar la gran campaña!

Digo esto porque, como recordaba yo unos párrafos atrás, durante muchos años han estado falleciendo opositores cubanos, ¡pero a nadie se le ocurrió responsabilizar de sus decesos a las autoridades! En ninguno de esos sucedidos anteriores se hizo una imputación parecida a la actual, aunque es evidente que, para calumniar a los castristas, cualquier difunto habría servido.

¿Qué de especial tendría El Estudiante para que sí hayamos hecho con él lo que omitimos antes! Lo único peculiar es que, a diferencia de nuestros otros muertos, él sí fue víctima de una feroz golpiza que lo privó de la vida. Por eso es que la denuncia de un crimen, que faltó en los restantes casos, sí se hizo en el de Juan Wilfredo.

Nos hemos limitado a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Por esa razón es que las otras desapariciones físicas de disidentes no las utilizamos como pretexto para iniciar una campaña. Porque hubiéramos tenido que mentir.

El razonamiento oficialista, pese a su reiteración, resulta endeble: la misma Nota Informativa habla del “occiso”, término que, según el diccionario, significa “muerto violentamente”. Las declaraciones de varios médicos y de familiares atemorizados fueron editadas de manera escandalosa, convertidas en un verdadero picotillo, y ya se sabe que, si se emplean recursos como ésos, puede mostrarse al Papa atacando a Cristo…

En cualquier caso, los castristas disponen ahora de medios ideales para demostrar la supuesta falsía de sus oponentes: sólo necesitan exhibir los videos filmados por las cámaras de seguridad del Parque Vidal, así como los tomados durante la necropsia de Juan Wilfredo. O facilitar que forenses de reconocido prestigio internacional realicen un nuevo examen post mortem, tal y como pedimos los miembros del grupo plural de análisis ALDECU el pasado día 10.

En el ínterin, hacen mal los bolcheviques cubanos si creen haber obtenido un éxito notable al persuadir a algunos ciudadanos de su torcida versión de los hechos. En el mejor de los casos, es posible que hayan logrado convencer a una parte de la población —incluso tal vez mayoritaria— en La Habana u Oriente, ¡pero no en Santa Clara!

En la ciudad de Marta Abréu son demasiados los que presenciaron los sucesos, y aunque los comunistas hayan logrado atemorizar a los testigos para que no publiquen lo que vieron, no pueden impedirles comentar el caso con sus parientes y amigos. De ese modo, todos los lugareños se han ido enterando de la triste realidad.

Por ende, que no se asombren si su discurso propagandístico se desvaloriza aún más a los ojos de los santaclareños o si su retórica es repudiada por ellos. Porque, como reza el refrán: Por mucho que la mentira vuele, siempre la verdad la alcanza.

La Habana, 16 de mayo de 2011.




Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA