1/31/2011

¿MUCHOS LOCOS O UNA RES?

René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente


Este lunes recibimos alguna información sobre el juicio por las docenas de muertes del pasado invierno en el Hospital Psiquiátrico Nacional de Mazorra. Esto apareció publicado en el Granma y fue leído por televisión.

La misma forma en que fue suministrada esa noticia retrata fielmente las características de la prensa cubana. El artículo, que consagra quince párrafos a dar la versión de la Fiscalía, dedica uno solo a reflejar el trabajo de la defensa.

En un país libre, un tema tan sensible como ese habría dado lugar a una amplia cobertura del juicio y de los trámites previos. En Cuba, por el contrario, tendremos que conformarnos con lo poquito que Granma tuvo a bien publicar. Como esa es la única fuente con que contamos, debemos analizar ese material, pues surgen dudas fundadas.

Lo primero a señalar es la afirmación de que el juicio se realizó contra “los principales implicados”. ¿Significa eso que había otros ciudadanos involucrados que no fueron considerados entre los más importantes? ¿Quiénes son? ¿Serán juzgados también?

Lo segundo es el papel preponderante que se le ha asignado en este caso a la “investigación realizada por la Comisión Nacional creada por el Ministerio de Salud Pública (MINSAP)”. Pregunto: ¿Acaso el Hospital Psiquiátrico no es una dependencia del propio MINSAP? Como la respuesta es afirmativa, interrogo de nuevo: ¿Se pretende hacernos creer que ese organismo central no tuvo nada que ver con el exterminio de esos infelices?

¡Por supuesto que sí tuvo que ver! En el mejor de los casos, fue incapaz de detectar las gravísimas irregularidades masivas y de ponerles coto. ¡Y ahora resulta que ese ministerio, responsabilizado directamente con los hechos, fue comisionado para investigarlos! Una maravilla más de la justicia castrista.

A la luz de lo anterior, no debe provocarnos asombro que Granma haga hincapié en el aspecto interno de la cuestión. La frase “Dirección del Hospital” u otras análogas aparecen en seis ocasiones en el artículo. Hay que volver a preguntar: ¿Qué hay del doctor Balaguer, entonces ministro del ramo?

Y ya que se insiste en el aspecto interno: ¿Qué hay del doctor Lorenzo Somarriba, anterior director de Mazorra que, según coincidentes testimonios, fue quien entronizó el desorden tras la remoción del doctor Ordaz?

Mientras tanto, los mismos periodistas del oficialismo que prácticamente ignoran el affaire del Hospital Psiquiátrico, realizaron este martes una mesa redonda sobre el tema “Los Cinco y el juicio a Posada Carriles”; es decir, sobre otros asuntos judiciales que a casi nadie interesan.

Un médico se declaró muy dolido porque las muertes “habían sido tomadas de pretexto para intentar desprestigiar una de las conquistas más hermosas de la Revolución”. Ya que, según el eminente facultativo, la cosa no pasó de un mero ‘intento’, ¿habrá que considerar que la matanza no ha ocasionado desprestigio alguno!

El diccionario, por su parte, define “pretexto” como “motivo o causa simulada que se alega para hacer una cosa”. ¿Aspirarán los castristas a que consideremos que las docenas de muertes son fingidas, que es lo que viene a significar “simuladas”!

El Granma informa que las sanciones solicitadas para los encartados oscilan entre 6 y 14 años. Como sé de muchos ciudadanos condenados a más de veinte por hurto y sacrificio ilegal de ganado mayor, se impone un comentario: Si los señores de Mazorra, en vez de haber dado lugar a que murieran docenas de enfermos mentales, hubiesen sacrificado una res, habrían salido mucho peor parados.

La Habana, 26 de enero de 2011.

No hay comentarios:

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA