12/17/2010

Carta a la Coronela Walkiria

La Habana, Cuba, 10 diciembre 2010, Día Internacional de los Derechos Humanos.

Abuso de poder, oficiales de la Sección-21/DSE (MININT): “Camilo, Isidro, Ulise” y Abello.

Coronela Walkiria, Jefa Atención Ciudadana, Ministerio del Interior (MININT).
Por conducto al General C.E. Abelardo Colomé, ministro MININT.
Atención: General B. Darío Delgado, Fiscal General de la República.
Presidente Tribunal Supremo, Rubén Remigio Ferro.
General E. Raúl Castro Ruz, Jefe de Estado y Gobierno.
Me asiste el artículo 63: Queja y Petición de la Constitución Socialista Vigente de 1976.

En víspera del Día Internacional de los Derechos Humanos, el 8 de diciembre alrededor de las 10 de la mañana, en los sótanos del edificio Chivas, sito 9na y L Vedado, La Habana, el oficial del Departamento de La Seguridad del Estado (DSE/MININT), que se identificó con el nombre de “Camilo”, me aferró por un brazo y me espetó que estaba detenido. Obvio me resistí al arresto exigiéndole un documento de un juez, y amenazó al anciano que transporte el ascensor de avisar a mis amistades de tal arresto se la vería con la Seguridad del Estado. Después difamó en el edificio, que yo era un terrible terrorista y que me ocupaba de poner bombas en los inmuebles, cuando me vieran de nuevo que llamaran a la policía.

Otros tres desconocidos, en un auto de paseo beige con placa privada de fabricación china, frente al Centro Internacional Retinocis Pigmentaria Camilo Cienfuegos (9na y L Vedado), me convidaron a que montara en el auto, al resistirme la emprendieron con llaves para estrangularme, yo grité a los curiosos en más de cien: “Yo soy Carlos Ríos Otero, periodista de los derechos humanos, me resisto al secuestro”. Fui trasladado en el patrullero 657 a la estación de la PNR de Aguilera, Lawton, entonces escuché que querían empapelarme por escándalo público. Se quedó con mis gafas Ray Bam unos 150 CUC, rompió la corona reloj 5 CUC y me ralló la memoria de la cámara fotográfica unos 20 CUC.

Ya en la parte trasera del auto, el famoso oficial “Camilo”, emprendió a darme una soberana paliza por las: costillas, omóplato, ingle, tórax y mientras dos me inmovilizaron con las zancas aprisionándome el cuello y la cervical. Así se “entretuvieron” apaleando hasta Línea y Avenida de los Presidentes (G). Esposado, “Camilo”, aseguró que tenía pendiente un “paseito” hasta el puente Bacunayagua y lanzarme. Que me complicaría la detención y la existencia en la estaciones de policía. Que me cuidara en la vía pública de accidentes. También en los teatros, ómnibus que había mucha violencia y a cualquiera le clavan un punzón y también cuidara a la familia.

Pero además, afirmó que: “la próxima detención la va a organizar él, y cuando te identifique con el pueblo, te voy internar en el hospital de locos de Mazorra para que te apliquen corriente…”

Recuerdo que en dos ocasiones anteriores me dirigí al Ex Fiscal General, el General retirado Juan Escalona Reguera, sobre un procedimiento similar del oficial de esa dirección un tal “Isidro” y nunca recibí respuesta. También, le comuniqué al referido ex Fiscal General, sobre la expulsión del Ministerio del Azúcar (MINAZ), usando legalidad socialista, artículo 63 “secretamente” tramité al Consejo de Estado a Fidel Castro en 1990 el Proyecto Cambio-2000. Que en el año 2000 se efectuaran elecciones pluripartidistas y otras consideraciones. Efecto ser expulsado del MINAZ. Al respecto, presenté carta al Presidente del Consejo de Gobierno Tribunal Supremo, Rubén Remigio Ferro, le pido me reincorporación al MINZA, reintegre con efecto retroactivo de daños y perjuicios, según el artículo 26 de la precitada Ley Magna. Nunca he recibido respuesta.

Sin embargo, se inició la Cacería de Brujas, que dirigió el Mayor Abello desde el MINAZ, donde mi familia no escapó, un primo (Gustavo E.) oficial de las Fuerzas Armadas (MINFAR) le difamaron que hacía contrarrevolución con migo y lo expulsaron de ese cuerpo. Abello, donde quiera que yo buscara trabajo amenazaba a los admistradores de ser expulsados ellos también, eventos que participó el I Tte. “Isidro” de dicha Sección. Y más reciente (domingo 28 enero/2008) un acto de fuerza organizado por el Coronel Ernesto Antonio Samper, Jefe de la Sección-21, donde me prohibieron trasladarme a la iglesia que frecuento cada domingo.

Los oficiales, Abello, Alejandro Pérez Pablo (alías, “Isidro”) y Pável Labrada Tamayo (alías “Camilo”) y un tal “Ulises”; son tipos que puedan manipular a delincuentes en el barrio y en los lugares que visito de familia, amistades y cumplir con sus amenazas, ya sea accidentes, asaltos o una puñalá, mediante una montada provocación.

Sin más, estos oficiales del MININT, son tipos violentos y puedan acometer sus amenazas y partir cuello o tramitar electroshop, usando la influencia y el poder del Ministerio del Interior (MININT).

Otras notas de hoy en Hablemos Press

Así permanece un consultorio

Torturado otro reo en Kilo Ocho

Socialismo del siglo 21 con color y olor a petróleo

WikiLeaks enseña a muchos

Kilo Ocho prisión del terror

Juventud con Decoro

No hay comentarios:

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA