8/12/2010

Pululan los limosneros en un país en el que nadie pide limosna.


El limosnero acostado en la acera con su caja y su San Lázaro.



Suceso narrado por el comunicador comunitario Lázaro Yuri Valle Roca


Caminando por la céntrica Avenida 23 del Vedado, Ciudad de La Habana, me encuentro con un hombre tirado en el suelo, con una imagen de San Lázaro dentro de una caja, pidiendo limosnas, tenía en la caja varias monedas de 1.00 peso moneda nacional, le tiro una y le hago varias preguntas como: ¿Cuál es su nombre?, ¿Dónde vive? y ¿A qué se dedica?, dándome cuenta por sus respuestas que tiene un severo desorden mental.

Según él, se llama Diego Maradona, es ingeniero y en otra vida fue futbolista. Recoge limosnas porque tiene hecha una promesa a San Lázaro, quien lo ayuda a vivir.“vivo aquí pero en ocasiones me llevan para el hospital porque dicen que estoy enfermo y me tienen que curar. Estoy un tiempo allí y después salgo para mi casa (la calle) a seguir con mi promesa, yo tenía mi familia, pero San Lázaro me pide que haga esto, la gente es mala y me quiere hacer daño y mi santico es el único que me ayuda y da comida”.Cuando pasé por el lugar al día siguiente ya el limosnero no estaba ¿Se habrá ido para otro lugar o lo habrán recogido? No lo sé, pero espero encontrármelo nuevamente.



Ciudad de La Habana, 12 de agosto de 2010.


Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA