8/09/2010

Día de la Virgen del Carmen.



Sucesos narrados por el comunicador comunitario Eriberto Liranza Romero


El pasado viernes 16 de Julio, fueron detenidos unos 28 opositores que intentaban asistir a la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, la Policía Política, arremetió contra ellos para luego encerrarlos en infernales calabozos de la Policía Nacional Revolucionaria.


El día de esta Virgen de la Iglesia Católica, estuvo marcado por el odio y la represión. El Cardenal Jaime Ortega Alamino, ofició la Misa de esa tarde lluviosa. Paz y amor dentro del sagrado recinto, aborrecimiento, gritos y cárceles en el exterior de sus muros; sólo podían escuchar la homilía, los creyentes que muestren igual reverencia ante el otro Dios, el del traje verde roído, el de la barba palidecida.


El oficial “Ávila” interpretó a la perfección su papel, utilizó todos los medios que su padre el diablo puso en sus manos, modernos autos, lujosas motocicletas, celulares de última generación, toda la tecnología de punta existente para expandir su espectro de terror. No dejar pasar a nadie era su misión, solo tres de los habituales feligreses pudieron burlar el cerco, o no eran del interés de los represores.


El Cardenal terminó su misa incólume, los creyentes, que además de ofrecer alabanzas a Jesús, también honran la libertad, la democracia y el respeto a los Derechos Humanos, terminaron el día presos, con dolores en sus cuerpos y rogándole al mismo Dios que predica el clero, “que los perdone, que sí saben lo que hacen, pero que de igual forma los perdone, que les cambie el corazón, para que otra vez en Cuba la fe, vaya de la mano con el libre albedrío”.


Ciudad de La Habana, 9 de agosto de 2010.

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA