7/12/2010

Unos sí y otros no


Tania Díaz Castro


LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) - Terrorismo no es otra cosa que un medio de lucha violento. Eso lo sabe hasta Malanga. Pero resulta que unos son buenos terroristas y otros no, según convenga a alguien que no es necesario mencionar. Por ejemplo, Posada Carriles, por ser anticastrista, resulta “el terrorista más connotado del hemisferio occidental”. Otros, por no ser anticastristas, no son terroristas, aunque empleen también esos horribles actos violentos que todo ser humano sensible deplora.

Pero hay un terrorista en nuestra historia contra el cual he escrito varias veces, por resultarme un ser aborrecible. No solamente porque en las fotos tenga mirada de malvado, sino porque, además, lo era. Me refiero a Antonio Guiteras.

No me importa que en mi país, y precisamente bajo el castrismo, se hayan publicado decenas de libros sobre este señor, verdaderas apologías que no me han convencido nunca para pensar lo contrario. Me moriré sin saber qué hay en el fondo del alma de los comunistas. En marzo pasado la prensa oficialista -toda es oficial en Cuba-, criticó severamente que Posada Carriles marchara pacíficamente junto a cientos de cubano-americanos por las calles de Miami. Unos meses antes, el 11 de noviembre de 2009, el periódico Granma divulgó que en la Universidad Camilo Cienfuegos de la ciudad de Matanzas, había quedado constituida la cátedra Antonio Guiteras Holmes, “dedicada a profundizar en la vida y obra del destacado revolucionario cubano”.

Como si los numerosos libros dedicados a Guiteras y publicados por estos años no hubieran profundizado lo suficiente sobre sus métodos violentos de lucha en los años treinta del siglo pasado, considerados por la nomenclatura comunista como “lucha heroica revolucionaria”.

El libro quien mejor describe la personalidad de este otro “atorbellinado”, como llamó Raúl Roa a los revolucionarios del siglo pasado, es el escritor mexicano Paco Ignacio Taibo II, en su libro Tony Guiteras, un hombre guapo. Tan guapo fue que hacía explotar en plena calle cuanta bomba caía en sus manos, realizaba con sangre fría atentados y secuestros y planeaba expediciones armadas desde el extranjero.

EL libro brinda copiosa información de cómo varios viejos militantes de Joven Cuba, organización fundada por Guiteras, colaboraron con el Movimiento 26 de Julio, liderado por Fidel Castro quien, el 9 de enero de 1959, expresó en un discurso su admiración por Guiteras, a quien consideraba el más fuerte inspirador de su lucha contra Fulgencio Batista.

Por último, Ernesto Ché Guevara lo resumió todo en pocas palabras: “Somos lo que quería Guiteras, somos el ejemplo que él soñó¨.

No hay nada más que añadir. Luego que no se quejen si los llaman terroristas en pleno siglo XXI.

No hay comentarios:

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA