7/11/2010

Cuba intenta que Washington abra el turismo con las deportaciones


Fotografía cedida de la visita que hizo Fidel Castro al Centro de Investigaciones Científicas de La Habana

El Congreso de EE UU debate estos días la medida que favorecería a Castro

Según los analistas, la promesa de liberar a 52 presos políticos busca provocar una reacción positiva en el exterior.

La escuálida economía del hogar de José Ramón Pupo, quien reside en la localidad de Holguín, ha vuelto más que asfixiante su lucha diaria por mantener a su esposa y sus tres hijos. Se trata de una batalla que han sabido llevar con sacrificio y durante décadas los cubanos, dice, pero que en el curso de este año «se ha vuelto duro, muy duro», cuenta a LA RAZÓN este periodista independiente de 39 años.

Es esta situación la que, en el contexto internacional, analistas consideran que ha tenido peso en la decisión del Gobierno de Raúl Castro de liberar a 52 prisioneros disidentes, de los cuales, 17 se conoce que vendrán a España. Bajo el título «Cuba podría beneficiarse con la liberación de los presos», el diario «Miami Herald» publicó ayer este escenario, que busca provocar «una reacción positiva de reciprocidad en Washington y Europa, que incluiría un incremento de dólares estadounidenses provenientes del turismo que entraría a la isla», señala.

Observadores del caso cubano, creen que esta promesa pudiera ser una «concesión táctica de un Gobierno que enfrenta una fulminante crisis económica», y en ese sentido, opinan que quizás la recompensa mayor para la isla sería la aprobación por el Congreso de EE UU de un proyecto de ley que permitirá a los turistas estadounidenses viajar a Cuba e inyectarle así cientos de millones de dólares a la economía cubana.

«Los que respaldan los viajes dicen que sólo les faltan menos de una decena de votos para la aprobación en la Cámara de Representantes» indica la publicación, y que la liberación de los disidentes «pudiera impactar a los miembros del Congreso que aún no toman una posición clara en este debate, muchos (...) pero no quieren que se les acuse de gratificar a Cuba por su mal comportamiento».

Leer Mas en La Razon

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA