7/22/2010

CRONOLOGIA DE CÓMO EL GOBIERNO DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA HA UTILIZADO A LA OPOSICION PARA MANTENERSE EN EL PODER.

La Voz de Cuba Libre


Por Jose Luís Fernández

LOS PRIMEROS AÑOS.


Cuando el Gral. Fulgencio Batista abandono el poder el 31 de Diciembre de 1959 y las fuerzas rebeldes del “26 de Julio”, el “Directorio Revolucionario” Y “El Segundo Frente del Escambray” tomaron el poder de la nación, con Fidel Castro como Comandante en Jefe de las mismas, la mayoría del pueblo de Cuba los apoyo fervorosamente. Pero muy pronto sufrió el desengaño de que “el líder máximo de la revolución” no era otra cosa que un aspirante a tirano vitalicio y comenzaron tratar de huir de la isla.


A pesar de que en su “Manifiesto al Pueblo de Cuba” de fecha Julio 12 de 1957,publicado en la Revista “Bohemia” del 26 de Julio del propio año, prometiendo la “libertad para todos los presos políticos, civiles y militares”, durante los primeros años, de los cincuenta que casi lleva en el poder el gobierno del Partido Comunista de Cuba, fueron fusilados miles de cubanos, al principio por el simple hecho de haber trabajado en el gobierno anterior pero casi inmediatamente hasta los mismos combatientes revolucionarios que mostraron su oposición a la entrega de la isla a los intereses del Imperio Soviético.


Debido a la crítica de la mayoría de los gobernantes de países democráticos, el Gobierno del Partido Comunista de Cuba se vio en la necesidad de aminorar los fusilamientos y comenzar a enviar a prisión a todo el que no se doblegara a la doctrina socialista. Las protestas y los desacuerdos eran tantos que las 14 cárceles y prisiones que tenía la isla en 1959 fueron sobre pobladas en pocos meses y a través de los años se vio el gobierno en la necesidad de crear cientos más de prisiones y campos de trabajos forzados.


LA SEGURIDAD DEL ESTADO CREA “CONSPIRACIONES” Y “SALIDAS CLANDESTINAS DEL PAIS” PARA CAPTURAR A DESAFECTOS.


Los fusilados y condenados a prisión no eran descubiertos por investigaciones de técnicos graduados en las ciencias investigativas. Lo eran debido a la delación de vecinos y hasta familiares que trataban de ganar “meritos revolucionarios” a fin de obtener mezquinos privilegios.


El único anhelo del pueblo cubano, repetimos, era y es todavía, escapar de la isla. Pero las salidas legales eran muy lentas y con muchos requisitos, por lo que comenzaron las salidas clandestinas en embarcaciones de pescadores que huían también del país y cobraban altas cifras por el espacio extra en las mismas. Por otro lado, los que salían del país clandestinamente, repartían entre familiares y amigos todo lo que podían de sus propiedades, evitando que el gobierno se apoderara de las mismas. Uno de los requisitos de las salidas legales era “el inventario” que era efectuado por un miembro de la Seguridad del Estado y un vecino, miembro del Comité de Vigilancia de la cuadra. Si el vecino decía que faltaba un cuadro, un radio, un ventilador o cualquier otra cosa, la salida era suspendida hasta que repusiera todo lo que se le reclamaba, aunque nunca lo hubiera tenido.


Por esta razón los cerebros de la Seguridad del Estado Socialista se dieron a la tarea de hacer que agentes voluntarios “prepararan” salidas clandestinas de la isla y pequeñas conspiraciones, operaciones de cambio de dinero (estaba prohibida la posesión de dólares) y otras cosas similares. El resultado era la captura y posterior condena a trabajos forzados de los supuestos conspiradores.

Estos operativos de la Seguridad del Estado aumentaron a partir de Abril de 1961 después del fracaso de la invasión de Bahía de Cochinos. No obstante semanalmente salían cargados de refugiados cubanos dos vuelos que todavía efectuaba la Pan American World Airways. Pero estos vuelos terminaron en Octubre de 1962, con motivo de la “Crisis de los Misiles”.


APARECEN LOS PRIMEROS “DISIDENTES”.


Los agentes de la Seguridad del Estado encargados de “fabricar” las salidas clandestinas del país y las conspiraciones, se multiplicaron a todo lo largo y ancho de la isla.


Al mismo tiempo se creo una nueva misión a los operativos de la Seguridad del Estado. A cambio de ciertos privilegios para sus familias, tales como paquetes de productos alimenticios, ropas, etc. Estos agentes simularían ser desafectos al régimen, tratarían de enrolar a conspiradores y llegado el momento serian “capturados”, juzgados y condenados a prisión donde durante un año o mas estarían infiltrados entre los presos para saber de las actividades clandestinas de todo tipo. Desde luego estos “presos” disfrutarían también de privilegios sin el conocimiento del resto de la población penal. Estos fueron los primeros “disidentes” creados por el régimen.


A pesar de estos operativos, las salidas clandestinas eran diarias y varias embarcaciones zozobraron con las correspondientes perdidas de vida, por lo que el gobierno de los hermanos Castro volvió a recibir una fuerte critica internacional.


CAMARIOCA Y LOS VUELOS DE LA LIBERTAD.


Quizás creyendo que todavía mantenía engañado al pueblo, el 28 de Septiembre de 1965 Fidel Castro dijo por radio y televisión que habilitaría el puerto de Camarioca y que todo aquel cubano que ya estaba residiendo en EEUU podría venir a buscar a sus familiares en naves seguras. Más de doscientas mil familias solicitaron la salida por esta vía al Departamento de Inmigración en menos de una semana.


Desde el 10 de Octubre hasta el 15 de Noviembre de ese año, cuando el gobierno del Partido Comunista de Cuba termino la “Operación Camarioca”, dicho puerto estuvo lleno de lanchas, yates y naves pesqueras de todos tamaños. El puerto estuvo habilitado menos de un mes debido a que el gobierno de EEUU decidió poner un “Puente Aéreo” pues este irregular transito marítimo continuaba siendo un peligro. Durante ese corto tiempo casi 3,000 cubanos lograron salir de la isla esclava por esta vía.


. Para la utilización del “Puente Aéreo” el gobierno del Partido Comunista de Cuba asigno a los “núcleos familiares” un numero de salida que ya pasaba de la cifra de 200,000 familias. Esto era una señal mas del descontento colectivo y otro escándalo político para el gobierno del Partido Comunista de Cuba, así como una incomodidad para el gobierno norteamericano, de ahí que llegaran al acuerdo de permitir el “puente aéreo” para trasladar al casi un millón de viajeros que habían solicitado su salida. “Los vuelos de la libertad” trajo un poco de tranquilidad entre la población, pero había muchas familias que no habían podido obtener su numero de salida debido a que no tenían familiares en EEUU que se responsabilizaran por los mismos y estos vuelos finalizaron en los primeros meses de 1973.


EL EXODO DEL MARIEL.


Otro de los recursos que tenían los cubanos era el tratar de entrar en una embajada y solicitar asilo político y esperar que el gobierno les otorgara un permiso de salida, pero esto era prácticamente imposible. Todas las embajadas tenían docenas de asilados, a pesar de que el gobierno del Partido Comunista de Cuba había instalado “nidos de ametralladoras” en las cuatro esquinas de la cuadra en que se encontraban las mismas.


El Primero de Abril de 1980 dos familias secuestraron un ómnibus de pasajeros y lo estrellaron contra la entrada de la Embajada de La Republica del Perú. Los soldados de posta en ambas esquinas de la embajada abrieron fuego contra el ómnibus sin herir a nadie pero en el fuego cruzado murió un soldado. Al estar dentro de la embajada y solicitar asilo político, el embajador peruano, Ernesto Pinto Bazurco concedió el mismo. Fidel Castro exigió al embajador que entregara a los asilados, que eran delincuentes comunes, a lo que el embajador contesto que le entregaría a cualquiera de los asilados que el gobierno cubano demostrara era delincuente. En un ataque de furiosa altanería y todavía pensando que controlaba la mente del pueblo en una transmisión inmediata por radio y televisión, Fidel Castro anuncio que retiraría la escolta de la embajada para que se asilara en la Embajada del Perú todo aquel que lo quisiera. Castro Cumplió “su amenaza” el 4 de Abril, que por coincidencia era Viernes Santo. DIEZ MIL PERSONAS acudieron a la Embajada del Perú durante ese fin de semana en busca de asilo formando una masa compacta de varias cuadras a la redonda.


Castro se vio precisado a enviar tropas y personal civil para controlar la multitud y reforzar considerablemente la guardia de todas las embajadas. Varios países, especialmente España, ayudaron a la Republica del Perú en la relocalización de dichos asilados. Pero la situación se le fue de control a Castro, el cual, para dar una salida decorosa y aprovechar en algo la situación informo que, al igual que años antes en Camarioca, habilitaría el Puerto del Mariel para que todo aquel familiar que quisiera llevarse a su familia podría hacerlo. La Bahía del Mariel fue insuficiente para las embarcaciones que fueron a buscar familiares que querían escapar de la isla.


En los cinco meses que duro la “Operación Mariel” 125,000 cubanos lograron escapar de la isla, incluyendo, desde luego, alrededor de 5,000 que Castro obligo a ser aceptados en las embarcaciones entre los que se encontraron drogadictos, enfermos mentales, delincuentes comunes y oficiales de la contrainteligencia del Gobierno del Partido Comunista de Cuba que desde entonces han estado haciendo eficientemente sus labores de provocación dentro del exilio cubano en EEUU.


CREACION DE “LA DISIDENCIA”


En primer lugar debemos aclarar que “disidencia” no significa oposición, solo discrepancia en algunos métodos. Tan es así que en los supuestos disidentes cubanos siempre han cuidado mucho de no decir que se oponen al sistema y en varias ocasiones han manifestado que siguen siendo “socialistas”, o como uno recientemente nos dijo, “revolucionarios”. Nunca hablan de libertad, de elecciones libres supervisadas por organismos internacionales, de respeto a la propiedad privada ni de libertad de prensa. Por lo tanto, no se oponen al sistema totalitario sino que aparentemente disienten para dar en el extranjero la sensación de “tolerancia” por parte de la tiranía.


Como quiera que Camarioca, El Puente Aéreo y El Éxodo del Mariel le dio al régimen castrista la señal de una peligrosa inconformidad dentro de la población de la isla que podría ser un peligro para la estabilidad del régimen, a partir de 1980 decidieron tomar medidas al respecto para impedir, llegado el caso una situación incontrolable. Comenzaron a escoger personal de absoluta confianza y sobre todo, preparación técnica. De esta manera seleccionaron personal de alta confianza, principalmente entre los profesores universitarios, agentes graduados en Ciencias Políticas y Económicas, ex – oficiales de las Fuerzas Armadas, del Servicio Diplomático, Periodistas, etc.


Estos agentes fueron entrenados para que, llegado el caso, tomaran el control de la oposición, oculta hasta entonces, creando grupos, asociaciones, partidos, movimientos y organizaciones de “disidentes” y de “periodistas independientes”.


Pero sobre todo evitar que tuvieran más de 20 o 30 miembros, debían ser muchas y variadas para impedir que pudieran efectuar una acción conjunta, que seria muy peligrosa. El éxito de los cerebros de la Seguridad del Estado fue sin precedente. En la actualidad hay más de 100 supuestas organizaciones de disidentes, incluso con oficinas en el extranjero, especialmente en Miami, pidiendo que se envíen dólares a Cuba, a pesar de estar prohibidas por la Constitución Comunista todas las organizaciones, asociaciones, movimientos o partidos que no sean autorizados por la tiranía.. Uno de estos agentes confeso al autor que el, personalmente, había fundado y organizado SIETE de dichas organizaciones.


Desde luego, para dar credibilidad a sus funciones de vez en cuando serian arrestados, juzgados y condenados a prisión por determinados periodos de tiempo donde seguirían sus labores entre los presos políticos. Posteriormente, esta supuesta condena en su resume daría algo de credibilidad a su “disidencia” y calificaría para viajar al extranjero. En Abril del 2003 se celebro un juicio colectivo a estos disidentes, en dicho juicio, la Seguridad del Estado se vio precisada a mostrar algunos de sus agentes encubiertos como disidentes. Uno de los “disidentes” que, funcionando como “periodista independiente” aparentemente, había estado mas activo en su oposición a la tiranía, Manuel David Orrio, fue uno de los testigos clave del gobierno en dicho juicio.

Además de lograr absoluto conocimiento y control de la presente y futura oposición en Cuba, estas actividades han logrado que no se pueda saber con certeza cual “disidente” es real y cual es un agente de la Seguridad del Estado. Desde luego todo mundo sabe que el Gobierno del Partido Comunista de Cuba tiene un total control de las comunicaciones tanto nacionales como internacionales, especialmente lo que se refiere a teléfonos e Internet. Esto significa que, si bien algunas comunicaciones con el exterior no son efectuadas por los agentes castristas trabajando como “disidentes” TODAS son supervisadas y controladas por la Seguridad del Estado.


LA ECONOMIA, UNICA FORMA DE DERROTAR A LAS TIRANIAS COMUNISTAS.


A la caída del Imperio Soviético el Gobierno del Partido Comunista de Cuba se vino a dar cuenta del “Talón de Aquiles” del Sistema Comunista. La Economía. El régimen de los hermanos Castro habían estado recibiendo CINCO MIL MILLONES DE DOLARES ANUALES, principalmente en subsidios, y no se ocuparon de mantener, y mucho menos aumentar, la infraestructura de la nación. Dejaron que, poco a poco desapareciera la mayor parte de la riqueza agrícola y se fuera derrumbando toda la industria, otrora orgullo de Las Americas. En 1953, en el alegato de su autodefensa “La Historia Me Absolverá”. Fidel Castro reconoció que con las técnicas de aquella época, “Cuba podría producir alimentos para tres veces su población”, o sea para 18 millones de personas. Desde hace varios años los Once millones de habitantes que actualmente tiene la isla viven de la limosna que les envían sus familiares desde el extranjero.


Con una deuda de mas de TREINTA MIL MILLONES DE DOLARES, sin agricultura ni industria tenían que buscar los dólares a como diera lugar. Surgió la industria de la prostitución turística –las jineteras- pero no era suficiente. Observaron como los emigrantes mexicanos y centro americanos eran un baluarte económico para los gobiernos de sus países a través de las remesas familiares. Entonces, a partir de 1995 permitieron a los cubanos a poseer dólares y pusieron los alimentos y artículos de primera necesidad en tiendas que solo venden en dólares, a fin de que le pidieran a sus familiares en el extranjero les enviaran la moneda extranjera “para poder comer”. Los que pudieron escapar de la isla años antes comenzaron a enviar sus limosnas mensuales, a tal extremo que ya alcanzan los DOS MIL MILLONES DE DOLARES, que van directamente al Banco de los Hermanos Castro, después de cambiárselos a la población por alimentos y artículos de primera necesidad. Pero tampoco era suficiente. Con conexiones logradas a través del difunto Gral. Torrijos de Panamá con los “Carteles de la droga” en la América Hispana, lograron otra fuerte entrada de divisas a cambio de facilitar la isla y su espacio aéreo para el contrabando de estupefacientes hacia EEUU. Pero este enorme movimiento de dólares despertó la ambición de algunos miembros de la elite gobernante. Varios funcionarios “desaparecieron” y otros fueron fusilados como el General Ochoa, Héroe Nacional, el Coronel Laguardia y otros.


SURGE EL LUCRATIVO NEGOCIO DE “SALIDAS CLANDESTINAS”


Con diabólica inteligencia se le ocurrió al equipo de cerebros dirigentes del Partido Comunista de Cuba explotar el negocio de las salidas “clandestinas” de la isla. A través de sus agentes en La Florida y otras ciudades alrededor del Golfo de México comenzaron a promover el transporte marítimo más lucrativo del mundo: $10,000 dólares por persona por un viaje de 100 millas. En un Estado Policiaco, como es el actual gobierno de Cuba, no es posible que esos viajeros clandestinos se presenten en el lugar indicado para la salida a esperar a la lancha que los va a llevar a Miami, sin que la policía o los miembros del Comité de Defensa de la cuadra donde viven los detecten. De igual manera tampoco es posible que la lancha llegue a la orilla de la costa a esperar por los pasajeros sin ser detectada por la constante vigilancia de las Patrullas de la Guardia Costera.


Pero esto tampoco es suficiente. Entonces el Comité Central del Partido Comunista de Cuba, tuvo otra idea brillante: utilizar las mas de 100 organizaciones de “disidentes” que habían creado para que las mismas solicitaran ayuda al extranjero en su lucha por la “transición al socialismo democrático”, no solo a los exilados, sino también al propio gobierno de EEUU. De ahí el continuo arribo de “”disidentes”, “periodistas independientes”, ex – militares, ex – diplomáticos, ex – hombres de confianza de los hermanos Castro… todos con un común denominador. Se reúnen con grupos de exilados cubanos, van a la televisión, a la radio, a la prensa… TODOS con un mismo mensaje. Ayuden a la disidencia interna… Ayuden a sus familiares….. viajen a Cuba… lleven o envíen los dólares necesarios para el mantenimiento del régimen.


LOS GRUPOS DE ‘DISIDENTES”. NO SOLO MANTIENEN BAJO CONTROL CUALQUIER POSIBLE OPOSICION, TAMBIEN SUMINISTRAN DOLARES AL REGIMEN.

Hace un par de años los habitantes de la isla por encima de todas las miserias y necesidades en que los ha mantenido la tiranía del Gobierno del Partido Comunista durante casi cincuenta años, recibieron una desgarradora desgracia al sufrir el embate dos ciclones consecutivos. Pero como en ocasiones anteriores esta desgracia del pueblo fue de beneficio para los hermanos Castro y sus satélites. No permitieron que se les enviara los alimentos, ropas y demás artículos tan necesarios directamente a la población, solo al Gobierno que, como en ocasiones anteriores los vendio a bajo precio a “países amigos”. Solo permitio el envío de dólares a los familiares, que fueron a parar al tesoro de los jerarcas una vez que les fueron cambiados por algunos de los alimentos “donados”.

Como lo demostró la caída de la Unión Soviética y los gobiernos de los países de la Europa Oriental lo único que puede hacer cambiar una tiranía supuestamente socialista hacia la democracia es el estrangulamiento económico debido a que todo el esfuerzo de sus respectivos gobiernos son hacia el expansionismo de su poder dictatorial sin tener en cuenta su propio desarrollo económico provocando hambre y miseria al crecer naturalmente la población. De ahí el esfuerzo desenfrenado de todos los agentes del Partido Comunista de Cuba, dentro y fuera de la isla, para que se envíen dólares, por todos los medios posibles, que impidan su colapso.

En este esfuerzo económico por mantener al régimen tiránico de los hermanos Castro se destacan hombres de negocios, inclusive de origen cubano, que están ansiosos porque se levante el Embargo al Gobierno del Partido Comunista de Cuba, a fin de establecer sus industrias en sociedad con dicho gobierno, al estilo Chino, para explotar la mano de obra barata, casi esclava, de los habitantes de la isla. El gobierno cubano, no solo ofrece la mano de obra mas barata que existe hoy en dia, sino que no permite sindicatos que no sean gubernamentales por lo que no existen los beneficios que conocen los obreros en los países libres como salarios mínimos, aumentos de sueldos, derecho de huelga, seguro medico, indemnizaciones por accidentes del trabajo, vacaciones regulados, retiro decoroso, libertad para cambiar de trabajo, medidas de seguridad, etc.

Y lógicamente, para mantener estas condiciones casi esclavas de trabajo así como la falta de libertad de expresión, de reunión, de viajar, etc., es necesario mantener al régimen enviándo dólares a Cuba por cualquier medio y razón posible., siendo esta la prioridad establecida por el gobierno del Partido Comunista de Cuba a todos sus agentes dentro y fuera de la isla.

Si se suspendiera el envío de dólares a Cuba por parte de los cubanos en EEUU, incluyendo las llamadas telefónicas y los viajes, la tiranía del Partido Comunista de Cuba no duraría seis meses. A lo mejor solamente TRES.

La Voz de Cuba Libre

lavozdecubalibre@sbcglobal.net

8349 Wystone Ave., Northridge, CA. 91324

Phones (818) 407-0665 (213) 840-1093

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA