7/29/2010

Continúan las detenciones arbitrarias y las golpizas

Sailí Figueroa Acosta, presidenta de la Coalición Juvenil Martina, informó vía telefónica que su esposo Carlos Hernández Rodríguez fue detenido el pasado 26 de julio de 2010, en horas de la mañana, en su casa, según plantearon sospechoso de haber escrito un cartel en la fachada del Tribunal Municipal de Santiago de Las Vegas, municipio Boyeros, Ciudad de La Habana. Carlos fue liberado en horas de la noche y advertido que no podía moverse de la casa ya que estaba bajo un proceso investigativo.

Durante el tiempo que estuvo detenido Carlos, en Aguilera, la Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria del municipio 10 de Octubre; varios disidentes estuvieron parados frente a la Estación y fueron detenidos y golpeados. En particular dos mujeres que condujeron a una oficina de la Unidad, nombradas: Zoila Hernández Díaz y Yadira Rodríguez Bombino. También fueron detenidas allí, la propia Sailí Figueroa Acosta, Iris Hernández Rodríguez y  Guadalupe Varela Mora.

Los hombres fueron conducidos en vehículos a diferentes unidades policiales: Infanta y Manglar, Dragones y Zanja. Se les impuso una multa de 30 pesos por desorden público, debido a que gritaron consignas como: Libertad y Vivan los Derechos Humanos.

Relata Yasmani Nicles Abad, que fue conducido en un auto de la policía política hacia la Estación de Policía de Zanja, que a él y a Armando Rodríguez Lamas, les fueron dando golpes todo el trayecto y que un oficial que se dijo llamar Camilo le manifestó que: “¿quién dijo que no los iban a reprimir?” y que si se le partía el brazo, el gobierno le ponía un yeso. Los pusieron en libertad al día siguiente (27 de julio) a las 5 de la tarde.

Entre los otros detenidos, que llegaron a 15, estuvieron Miguel López Santos, Orlando Corzo, Lilvio Fernández Luis, Damián Sánchez, Reinier Vera y Juan Carlos Linares.
 
Ciudad de La Habana, 29 de julio de 2010.

De la mesa de trabajo de Martha Beatriz Roque

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA