6/01/2010

La diplomacia zapateril y Elián González

Foto Archivo


INOCENCIO F. ARIAS Embajador de España
Miércoles , 02-06-10 / ABC

La Cuba pos-Fidel no progresa, la mejora no aparece, el sueldo medio son 15 euros, lo que por muchas necesidades básicas cubiertas que haya no da para muchas alegrías, parte considerable de gente a la que se permite salir está abandonando la isla, etc... Políticamente, el país sigue enrocado en su partido único, acoso de la disidencia, la corrupción ha crecido aparatosamente (E. Morales, catedrático de La Habana, dixit) etc... En resumen, las expectativas despertadas por el mutis de Fidel y el acceso al poder de su hermano Raúl se diluyen.

Está claro que el régimen cubano necesita alguien que lo guíe, un gobierno amigo con experiencia en aunar voluntades, en restañar heridas, en no soliviantar a la mitad de la población, con prestigio internacional, mano izquierda... Quizá lo encuentre. Paciencia, porque apuntaremos quién puede ser. Comentemos la situación de allí. Las voces que indican que esa nación, tan cercana a España, está mal aumentan fuera y dentro. La Iglesia, prudente normalmente con el régimen, ya pone suavemente el dedo en la llaga. En su revista «Palabra nueva» leemos que la economía cubana «parece hacer aguas». El cardenal Ortega señala que el Gobierno «debería hacer pronto cambios para que terminen las dificultades económicas y sociales... el país se encuentra en la más difícil coyuntura de este siglo». Recordemos que Ortega se reunió con Raúl Castro y podría haber obtenido algo que en una democracia resultaría chaplinesco pedir: que el régimen deje manifestarse, sin hostigamiento oficial, a las Damas de Blanco que solicitan algo tan «peregrino» como la libertad de los rumoreados 120-200 presos políticos.

Se dirá que las «denuncias» del prelado prueban la sinuosidad de la Iglesia que intermitentemente hace guiños a la «gusanera» de Miami en momentos de, para algunos, sálvese quien pueda. (Incidentalmente, señalo que resulta increíble que se siga calificando de «gusanera» a los miles de cubanos que dejaron Cuba por asfixia política o por mil razones. Es como si para los exiliados españoles en México en los cuarenta se hubiera acuñado el término igualmente humillante e injusto de «chusma» o de «piojosos»). Hay más. El cantante Silvio Rodríguez, que defendió al Gobierno cuando se produjo la huelga de hambre y muerte del disidente O. Zapata, demanda «revisiones conceptuales» en el modo de gobernar. Publicaciones europeas no precisamente de derechas son asimismo pesimistas. El francés «Le Monde» sentencia lapidariamente: en Cuba, «el modelo socialista ha fracasado. La isla casi solo produce puros, medicinas y ron».

Más doloroso, por lo descriptivo, es el reportaje del británico «The Observer» titulado «Cuba padece el éxodo de su mejor gente... al quedar en nada las promesas de libertad de Raúl». Cuenta que al abrir parcialmente la mano a la emigración se ha disparado el número de licenciados que desean marcharse aun sin su familia. México, EE.UU., España y Ecuador son destinos preferentes de médicos, profesores, etc. Los viajes a Ecuador, algunos de ida y vuelta para compras inexistentes en Cuba, aumentaron imparablemente porque no precisan visado de salida: 27.114 lo hicieron en 2009. El semanario concluye con una afirmación patética, la de que «los únicos trabajadores motivados parecen ser los jineteros y las jineteras»; una buena noche puede producir 50 dólares. Que, después de medio siglo de revolución, una persona que se ofrece en la calle pueda ganar en una noche más de dos veces lo que un asalariado en un mes es bastante elocuente.

Leer completo este interesante articulo en ABC.es


No hay comentarios:

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA