6/16/2010

Hostigan a disidentes que participan en demolición de viviendas.

Sucesos narrados por el comunicador comunitario Alcides Rivera Rodríguez

Alcides Foto 1X1.jpg

El pasado día 7 de junio de 2010 un grupo de opositores se dirigieron a Puerto Escondido entre Carretera de Maleza y Desvío de Maleza, en el Reparto Santa Catalina, en la Ciudad de Santa Clara, donde se iba a efectuar el desalojo de varias viviendas.


El primero en llegar fue Frank Reyes López y le siguieron Idania Yanes Contreras y Damaris Moya Portieles, miembros de la Coalición Central Opositora.


Frank Reyes fue detenido por el oficial de la Seguridad del Estado que se hace llamar Pedro Pérez y policías bajo las órdenes de Héctor de la Fe Freire y otro oficial de la Seguridad del Estado que dice nombrarse Azari. Le dieron órdenes a los miembros de la policía y le dijeron proceda. A Idania un agente la tomó por la trenza del pelo y le hizo una llave técnica y dándole golpes con el puño, después de esposarla la introdujo en un auto patrulla, continuando la golpiza dentro del carro.


A Damaris, que logró entrar a una de las casas que ya le estaban quitando el techo, la sacaron igualmente a golpes, incluso por la barriga, a pesar que se le ve perfectamente que tiene 26 semanas de embarazo y por último la cargaron entre 4 policías hasta el auto patrulla.


A pesar de que el auto tenía una división plástica entre los asientos delantero y trasero, donde iban las mujeres, el policía con el número de chapilla 24963 les echaba spray por el espacio que quedaba entre el plástico y el techo del carro. Ambas mujeres han resultado afectadas en su salud por el líquido que contenía.


Las condujeron para la sede de la Seguridad del Estado. A Frank Reyes lo transportaron hacia la 4ta. Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria.


El Jefe de los Instructores les dijo desconocer por qué estaban detenidas y quedó en darles una respuesta. Cerca de la 5 y 30 de la tarde, Carlos Fidel uno de los oficiales que se presentó tiró a Damaris en el piso para que se callara la boca, ya que ambas mujeres estaban gritando consignas en contra del Gobierno.


Varios opositores estaban en la parte de afuera de la sede de la Seguridad del Estado estaban exigiendo que los pusieran en libertad y sobre las 8 y media de la noche permitieron que salieran.


Se responsabiliza a la Seguridad del Estado por lo que pueda sucederle a Damaris Moya Portieles en su condición de gestante, por los golpes que recibió y la cantidad de horas que se mantuvo sin alimentarse ella y el bebé.

Santa Clara, Villa Clara, 14 de junio de 2010.

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA