6/18/2010

Ángel Moya: “La libertad de los presos políticos es parte del problema pero no la solución”.

Ángel Moya Acosta, prisionero político. Foto Archivo.

Por Magaly Norvis Otero Suárez/ Hablemos Press.




Ciudad de la Habana, 16 de junio. “Hay una cosa que tenemos que tener claro con respecto a las posibles liberaciones de los presos políticos, de hecho los que han liberado y trasladado”, comentó a esta periodista, vía telefónica, Ángel Moya Acosta, prisionero político y de conciencia encarcelado en la conocida Primavera Negra del 2003 quien pide cambios en todos los sentidos.


“La libertad de los presos políticos es parte del problema pero no es la solución”, indicó.


“La solución del problema cubano está en establecer Cuba un régimen democrático, un gobierno que le garantice al pueblo el derecho a la vida, el derecho a la libertad, el derecho a la seguridad de las personas, o sea un régimen que respete, tolere los derechos humanos”, agregó.


Moya Acosta es uno de los 75 disidentes encarcelado cuando el régimen desató una oleada represiva en marzo del 2003. Se encuentra recluido en la prisión de máxima severidad Combinado del Este y extingue una sanción de 20 años por defender los derechos de los cubanos. Su esposa es la Dama de Blanco Berta Soler.


“Además la solución está en sustituir el Código Penal vigente por uno nuevo, entre otras cosas para que nunca más se criminalice al cubano por defender sus derechos, por promover sus derechos, y por luchar en general por los derechos de todos los cubanos”, destacó.


Según el prisionero, “la solución está ahí, que en Cuba se establezca un régimen democrático que respete el derecho a la vida, el derecho a la seguridad de las personas, el derecho a la libertad de cada cubano”.


Moya Acosta dijo, “creen un código penal y una constitución que garantice la protección de todos estos derechos y que no se criminalicen ni persigan a nadie por promover, defender y luchar por estos derechos del hombre, ahí está la solución”.

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA