2/19/2010

Nuevo paisaje habaneros: Alcohólicos y locos tirados en la calle.


Por Jaime Leygonier/ Colabora con hablemos Press.

Fotografías tomadas por el autor.

El Régimen niega las llagas sociales que crea. Eran menores o se ocultaban hasta mediados los años 90. Desde entonces aumentan los alcohólicos, locos, ancianos y sin hogar que se tumban a la larga en portales y bancos de parques y mendigan, parte de un paisaje habanero que no existía antes de la revolución de Castro en 1959.

El Estado paternalista se quedó sin recursos para aliviar esas miserias pero impide a los particulares trabajar libremente para crear recursos.

Frena a las asociaciones benéficas - iglesias, logias - que podrían ayudar con donativos de sus cofrades extranjeros, y destruye cada vez más la capacidad económica de los particulares, quienes debido a su pobreza no pueden socorrer a los más pobres.

De todas formas la miseria nacional rebaza las posibilidades de toda asociación, es asunto de estado y de estado totalitario. Si la culpa es del "bloqueo imperialista" ¿por qué el Régimen oculta y niega estos males y propagandiza la "felicidad y seguridad garantizadas por la revolución a todo anciano y enfermo"?

El Gobierno retiró las pensiones a miles de necesitados e inició una ola de despidos masivos que apenas comenzó - pareja contradictoriamente con la amenaza de prisión "preventiva" !por vagancia! !con exigencia de emplearse para los jóvenes que no trabajan!

La Habana comienza a parecerse a Calcuta como Cuba se parece al Haití de los Duvalier cuando la "presidencia" de la "República" pasó del papá al hijo.

Y nuestro "Baby Doc" - más parecido al hermano del "Rey León" de Disney - y su consejo de ancianos, gozan del negocio familiar, pero carentes de solución porque. . . toda solución pasa necesariamente por su retiro del poder.



No hay comentarios:

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA