1/28/2010

Juan Francisco Sigler Amaya: El decoro de los cubanos se yergue, se crece ante la afrenta

El auto funeral



Foto de Guillermo del Sol Santa Clara

Sucesos narrados por el comunicador comunitario Guillermo del Sol


“En Cuba nadie escapa a la demagogia, el cinismo del régimen no tiene límites, aún después de muertos, sentimos la prepotente fuerza que arremete contra nuestra dignidad. El decoro de los cubanos se yergue, se crece ante la afrenta.”


Bellas palabras de Juan Francisco Sigler Amaya, residente en calle 22 # 1910, entre 19 y 21, Pedro Betancourt, provincia Matanzas.


“Mí vida no es fácil, como tampoco lo es para aquellas personas que comprometemos nuestras vidas en aras de la libertad, soy miembro de una familia conocida a escala mundial, nuestros apellidos nos dan a conocer, Sigler Amaya. Me resulta difícil, narrar los amargos momentos que pasamos, durante el funeral de mí madre Gloria Amaya González, Dama de Blanco, quien ostentaba el premio Paladín de la Humanidad y como bien expresó un hermano de lucha, era considerada madre adoptiva de todos los cubanos. Testimonio vivo de todos los que luchan el derecho a la libertad. Una rosa de sin igual belleza, dispuesta siempre a dar amor con humildad, sencillez, pero cubierta de espinas, por su valor, firmeza y patriotismo; llena de amargura por la prisión de casi todos sus hijos y un nieto. Este sufrimiento lo llevó muy dentro, sin que nadie notara una flaqueza. Jamás claudicaron sus ideales por fuerte que fueran las presiones del régimen”.


“Cuanto dolor para mis hermanos e hijo, al verse anulados del homenaje póstumo a la madre abnegada, 2 horas solamente después de tanto tiempo separados de ella. ¡Qué villanía! Como si no bastara, prepararon todo de forma que no tuviesen la oportunidad de verse. Usaron la oscuridad de la noche para que su pueblo no los pudiera ver. ¿A donde llega el barbarismo de estos sicarios?”


“Primero trajeron a mí hermano Guido cerca de la media noche, luego le siguió Ariel, quien después de ver el rostro de su madre, solo preguntó: ¿Qué tiempo me dieron? Al saber que 2 horas, hasta las 4 y 35 a.m., comentó: “Me avisan cuando esté llegando”. A pesar de su delicado estado de salud, nos demostró firmeza, al punto de exhortarnos y darnos ánimo, algo que a todos conmovió mucho. Al marcar las manecillas del reloj las 4 y 30 a.m., expresó: “Me voy, quedan 5 minutos pero no quiero deberles nada, tengan fe, la victoria es nuestra, Dios está con nosotros”.


“Se encontraban junto a familiares amigos y hermanos de lucha de mí madre, una representación de las Damas de Blanco, estas heroicas mujeres que tanto sufren y padecen. Mamá murió orgullosa de pertenecer a tan digna organización, su meritoria labor junto a éstas, permitió le fuera otorgado el premio Paladín de la Humanidad, También se encontraban Martha Beatriz Roque, Vladimiro Roca, más una numerosa representación de hermanos miembros de la Coalición Central Opositora, liderados por Jorge Luís García (Antúnez) e Idania Yanes Contreras. Nuevamente le salían mal los planes a la Seguridad del Estado”.


“Dios ayudó a estos valerosos hermanos permitiéndoles en un tiempo record, trasladarse cientos de kilómetros, para que vieran con sus propios ojos, en qué han convertido a mí hermano Ariel, los Castro, máximos responsables del estado de salud en que se encuentra. Estando ya mí hermano tendido sobre la camilla dentro de aquella ambulancia, escena ésta que conmovió a cuantos allí se encontraban, comenzó un coro al unísono pidiendo libertad para Ariel, bajo este coro fue despedido el valiente luchador”.


“Ya en la mañana trajeron a mi hijo, al igual que sus tíos se mostró firme, esto es lo que causa admiración, ver que los hombres dignos son indoblegables. Estuvo el mismo tiempo que mis hermanos, 2 horas, después de despedirlo vino la provocación. Cerca de las 11 a.m., encontrándose junto a nosotros un numeroso grupo de hermanos de lucha, pues para ese entonces habían llegado de diferentes lugares, de la provincia Habana, Sancti Spíritus, Cienfuegos, de diferentes municipios de Matanzas y de Villa Clara, todos estos valientes Cubanos formaban el nutrido grupo que presenció la provocación perpetrada, utilizando para ello a funcionarios de la Empresa de Servicios Comunales, encargados de prestar el servicio funerario. Estos incumpliendo su trabajo por órdenes de la policía política, omitieron el mensaje que debían llevar la cinta dedicatoria de las coronas de flores, plasmando en estas el mensaje que fue de su antojo. Hecho éste que me encolerizó al punto de reclamar de forma enérgica nuestro derecho, pues se pagó por este servicio. La señora encargada de hacer la entrega agudizó la provocación al utilizar el nombre de quien según sus palabras es “su Comandante” para lograr que todos los allí reunidos salieran al unísono en protesta ante tan grosera provocación.


Luego aparecieron en escena 2 gendarmes de la Seguridad del Estado, quienes utilizando como pretexto querer conversar conmigo, intentaban alejarme del funeral de mí madre, pero tuvieron que retirarse, ante la negativa a querer dialogar con ellos en privado”.


“Gracias a Dios por traerme tan valerosos hermanos, pues con su apoyo logramos frenar las provocaciones, solo así tuvimos la paz necesaria para dar Cristiana sepultura a mí inolvidable madre. Gracias a todos por compartir con mí familia este dolor”.



El féretro y las coronas


Oficiales Seguridad del Estado



Rindiéndole tributo a Gloria



Ariel Sigler Amaya



Funcionaria provocadora




Pedro Betancourt, Matanzas, 28 de enero de 2010.

No hay comentarios:

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA