1/26/2010

Arrestan a activistas de derechos humanos en La Habana.

Por Magaly Norvis Otero Suárez.

Centro de Información Hablemos Press.

www.cihpress.com

magaly.otero1963@yahoo.com


La Habana, 25 de enero.― La activista de derechos humanos Jorgelina Linares García, integrante del movimiento Mario Chanes de Armas, una organización opositora, fue detenida el pasado día 23 en Boyeros, dijo en una entrevista su esposo, René Ramón González Bonelly.


Jorgelina Linares, fue llevada a la unidad de la policía nacional del Guajay. El arresto lo realizaron alrededor de las 10 de la mañana oficiales de la seguridad del estado. Jorgelina se dirigía a una actividad que se realizaría en el domicilio de Dagoberto Vergel Souto, líder del grupo opositor, cuando sucedieron los hechos.

“La seguridad del estado se personó en mi vivienda para comunicarme que estaba preso en mi casa. Porque no me permitirían participar en la actividad pues yo soy miembro del Mario Chanes. Y me advirtieron que no podría salir a la calle hasta pasada las 24 horas”, explica René Ramón.

“Además me dijeron, ya tu esposa Jorgelina se encuentra en la unidad del Guajay detenida. Será procesada y si incumples lo mismo sucederá contigo”.

Según Bonelly a pesar de las amenazas se personó en el recinto policial “para tener conocimiento de la situación de mi esposa”.

“Jorgelina, fue amenazada por el oficial del Departamento de la Seguridad del Estado, Yoan, quien le realizó un acta de advertencia y le impuso injustamente una multa sin haber cometido ninguna violación”, indicó.


La activista fue liberada a las 10 de la noche después de que la policía política desplazó un fuerte operativo que había sitiado en la zona donde se realizaría la actividad.


Jorgelina dijo al cierre de esta nota que estuvo en los calabozos por más de 6 horas luego de ser interrogada. “Esto me descompensó la presión arterial. Necesité acudir a un hospital para ser atendida por un facultativo”.


En Cuba no se permite organizar reuniones independientes del gobierno, estas son prohibidas y reprimidas por las fuerzas represivas.


“Sin embargo esto es un derecho humano que nos pertenece. Asociarnos y reunirnos pacíficamente con quien deseemos en espacios públicos o privados. Nadie tiene derecho a perseguirnos, maltratarnos o condenarnos por nuestras ideas”, dijo René Ramón.

No hay comentarios:

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA