12/09/2009

Cuando se crece en la violencia

Adolfo Pablo Borrazá


LA HABANA, Cuba, diciembre (www.cubanet.org) - La violencia que se olfatea en cada esquina, las muestras del temor y la preocupación en la que está sumergida la población cubana, son símbolos de los tiempos que corren. Lo mismo en los medios de comunicación que en el poblado más recóndito de la Isla, la agresividad siempre está presente.

El golpe que recibió en la cara Norge Luis Vera, lanzador estrella del equipo de béisbol, el acoso y golpiza que le propinaron a la blogera Yoani Sánchez, la arremetida contra su esposo, el periodista Reinaldo Escobar, querellas cotidianas donde casi siempre hay víctimas, son síntomas de que algo Nda muy mal en esta sociedad.

¿Por qué hay tanta violencia en Cuba? ¿Acaso es una moda? ¿O es que nuestras dotes de supermachos y superhembras nos hacen lanzarnos unos contra otros por cualquier motivo?

Las nuevas generaciones nos miran y aprenden cómo maltratar al prójimo.
Desde el inicio, el mensaje de la Revolución fue de violencia. Los fusilamientos, las arbitrariedades diarias, las bravuconadas del Comandante, los discursos enardecidos incitando a las masas a la violencia, los actos de repudio, las golpizas del Mariel, echaron raíces y hoy vemos los resultados.

La miseria, la falta de libertad, la indolencia, la desesperanza, la corrupción, la doble moral y la incredulidad son los ingredientes del violento ajiaco que se cocina en el inframundo marginal y un poco más allá. Una olla a punto de estallar.

Hoy es 10 de diciembre, Día internacional de los Derechos Humanos, seguramente habrá más palizas y represión por parte del gobierno contra aquellos que se atrevan a defender su manera de pensar y a protestar pacíficamente. Nuestros jóvenes y niños, verán más violencia, observarán como se maltrata a los opositores pacíficos, por el simple hecho de caminar por un parque o una avenida para pedir respeto a los derechos humanos.

No hay comentarios:

Links







Abrir en una nueva ventana

.

.

FIRMA